Agua

Mamá me enseña de todo. Hace preguntas y las responde ella misma, y me contó lo de mi caída. Ahora me está leyendo Moby Dick y he aprendido qué es un leviatán. Además, tengo muchas cosas en común con Ismael, el protagonista: nos llamamos igual —aunque a mí me dicen Isma—, pensamos mucho y a los dos nos gustan las aventuras. Espero que mamá no deje el libro a la mitad. Estoy deseando saber cómo acaba, si Ismael consigue escapar del último ataque. Así seguro que yo también encuentro la forma de salir de esta piscina oscura y seca.

(Relato finalista del concurso  Wonderland de RNE).

Anuncios

Banda sonora

Lo nuestro empezó a ritmo de Hey Jude, fueron tardes de guateque, vinilo y primeras veces. Después, con los años, aprendimos a rebobinar las cintas con un boli y a grabar nuestras canciones preferidas de la radio, pero el locutor siempre nos estropeaba el final. Pensamos que nuestros problemas habían acabado con la llegada del cedé aunque aquella calma duró poco; el mp3 nos abrió un mundo —infinito— de posibilidades y la música en streaming terminó por saturarnos. Así que tengo que admitir que esto de volver al tocadiscos, en plan retro, ha sido una buena, una buena, una buena…

 

(Relato finalista del concurso  Wonderland de RNE).