Síndrome del miembro fantasma

Desde una viga del techo de granero abandonado, donde jugábamos a ver quién aguantaba más tiempo sin soltarse, cayó el cuerpo de mi hermano Santi. Entonces me quedé admirando aquellos diez deditos huérfanos sobre el madero, junto al muñón de mi muñeca que aún blandía la navaja de afeitar de papá.

(Relato presentado al concurso Relatos en Cadena de la Cadena Ser, semana 13).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s