Pushkin vs. Pushkin

Desacordes

Un señor con levita que se parece a Pushkin, es el reflejo que le devuelve el escaparate; sorprendido, se gira para observar los efectos del paso del tiempo, “quién te ha visto y quién te ve”. Todavía con la honra magullada, recoge los restos de su violín en el macuto y examina las heridas de Amadeus, el pobre animal se ha llevado las patadas más certeras al intentar defenderle de esos rapados. Tras el parte de daños, caminan torpemente hasta su esquina de Postas con San Cristóbal para presenciar cómo la ciudad amanece; y respira aliviado, vuelven a ser invisibles.

 

Postdata

Un señor con levita que se parece a Pushkin, eso es lo que pensé la primera vez que le vi, ¡qué memoria la mía! Espero que sea suficiente para hacerte una idea porque el nombre es imposible de recordar (suena extranjero y aburrido). Tu padre dice que no pasará de la luna de miel, el caballero en cuestión es de salud un tanto huidiza, como nos pediste.

 

(Ambos relatos fueron seleccionados para la final semanal nº6 de 2015 del concurso Relatos en cadena de la Cadena Ser. Y, claro, sólo podía quedar uno. Desacordes resultó finalmente ganador de la semana).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s