Fauna y flora

Vivir en el desierto es aburridísimo. Pasas del sol implacable a la noche rasa, y vuelta a empezar. De pinchar a alguna salamandra fluorescente a que te mee encima un zorro de dos cabezas. Si al menos pudiese llamar la atención de esos dos forasteros que acaban de llegar… El caso es que el del sombrero humeante me resulta familiar. Se parece al tipo aquel que vino hace unas semanas y enterró las bolsas justo a mi lado. Ahora se aproxima, cuenta los pasos, ¡son veinte, idiota! Como si hubiese algún otro cactus colocado por aquí.

 

(Relato presentado al concurso Relatos en serie de la Cadena Ser. Serie: Breaking Bad).